Ir al contenido principal

Entradas

Destacado

Soneto a la indiferencia

Alfombras de asfalto asfixian la tierra, los bosques desnudos visten las casas, hay minerales que alimentan brasas, despojada de piedra está la sierra.
Un cuervo que grazna, un ciervo que berra, no hay llanto que escuchen las orejas lasas, sordas y ciegas se encuentran las masas, silencio y, furtiva avanza la guerra.
Dadme placebo de ladrillo y cables, protegedme con luces de farolas, ataviadme con ajuares sociables.
No me importa el zambullir de las olas, ni las vidas marinas venerables, ni lo hermosas que son las caracolas.

Últimas entradas

Soneto a la globalización

Soneto al detractor del asturiano

Soneto a la burocracia

Yá nun t'espero - Silvio Rodríguez

Haiku

Tiempo

La Paz

La niña de los ojos de Luna.

Llingua

Uyuni